MENSAJE


Glitter Text @ Glitterfy.com
Glitter Words
[Glitterfy.com - *Glitter Words*]

OFREZCO MIS SERVICIOS PROFESIONALES DE ATENCIÓN INDIVIDUALIZADA Y PSICOPEDAGOGICA A LA EDUCACIÓN ESPECIAL EN ACARIGUA - ARAURE ESTADO PORTUGUESA.
EN EL COLEGIO DONDE ESTUDIA, TU HIJA/O ,ATENCIÓN EN LECTOESCRITURA Y CÁLCULO, ATENCIÓN TEMPRANA,CONDUCTAS DIFUNCIONALES,ORIENTACIÓN A PADRES Y REPRESENTANTES, ELABORACIÓN DE INFORMES,Y REMISIÓN A PSICÓLOGOS DE LA CIUDAD. TELF 0416-0596191
DE LUNES A VIERNES DE 3 PM-6 PM
PROF. MIGUEL HERNANDEZ.
LICENCIADO EN EDUCACIÓN ESPECIAL
CON ESTUDIO DE CURSOS DE PSICOLOGÍA Y ORIENTACIÓN DE LA CONDUCTA.
AMPLIA EXPERIENCIA EN LA MATERIA.

domingo, 22 de septiembre de 2013

PSICOLOGÍA DE LA SEXUALIDAD y EL PROCESO DE IDENTIDAD


La sexualidad es una dimensión de la personalidad humana que toca al individuo en su totalidad, desde lo personal hasta lo social. Va más allá de la genitalidad, teniendo como fin no solo la fecundación sino el encuentro más íntimo y placentero entre personas, que suponen el compromiso, responsabilidad, y desarrollar y compartir las potencialidades personales. La sexualidad se refleje en el modo de manifestarse, de sentir, de comunicarse y de vivir el amor humano, es decir, que habla de la formación integral de cada uno, lo cual no se improvisa.

La identidad personal es un proceso de toda la vivaque involucra sensaciones, experiencias, testimonios, relaciones interpersonales y consigo mismo, y que va constituyendo una escala de valores, unos criterios y comportamientos que identifican a la persona.

En esta formación de la identidad personal intervienen factores biológicos como ser hombre o mujer (género) con la formación física respectiva y con un funcionamiento hormonal que acentúa la diferenciación sexual en la pubertad. Influyen además y con un alto valor, la formación familiar, la instrucción escolar, la educación sexual, la información que transmiten los medios de comunicación y la influencia del ambiente y las costumbres sociales.

Todo lo anterior da como resultado una manera de ser hombre o mujer en el mundo, de relaciones consigo mismo y con otros.

1.- EL NIÑO

En un principio el mundo se presenta para el niño a través de sensaciones. Lentamente aprende a diferenciar objetos de si mismo y empieza a encontrar su identidad al diferenciarse en su entorno.

Luego de vivir una etapa en la que el niño es uno con la madre y depende de ella para satisfacer sus necesidades. Con ello se inicia un interés por decidir por si mismo, manifestado en el “nonismo”, que es llevar la contraria, lo cual es otra manera de depender del adulto y que puede aprovecharse para llevar tanto al adulto como al niño a la toma de decisiones partiendo de razones y motivos.

Hasta los tres años ambos sexos buscan agradar y provocar sonrisas, para compensar la separación del destete, y establecer diferencia entre sexos mediante formas externas como la voz y el vestido. Luego las diferencias las van asimilando a través de juegos, como representación simbólica y mágica de la vida, y del descubrimiento del cuerpo de ambos sexos.

Para los juegos de roles parten de la imagen que tienen del desempeño de los padres. La niña representa papeles hogareños, de menor prestigio social y de obediencia; se le permiten expresiones afectivas y protectoras. El niño toma labores profesionales y se les exige portarse “como un hombre” exigiéndole independencia. “Los hombres no lloran”… base de nuestro “machismo”.

Las ventajas y desventajas encontradas en las actitudes se unen a las diferencias en el cuerpo. Algo que resulta quizá tan natural para el adulto, requiere para el niño de aclaraciones a través de respuestas veraces, sencillas y naturales que llevan al autoconocimiento y por lo tanto a la responsabilidad consigo mismo y con los demás. La anterior tarea necesita de una sexualidad elaborada por el adulto que transmita seguridad y confianza al niño, y desinhiba es éste una actitud crítica frente a su crecimiento, el cual se llena de preguntas con la socialización de la edad escolar, donde el niño emprende una búsqueda de su historia y origen.

La autoestima es la valoración que se tiene de si mismo y esta parte de la imagen que se identifica sobre si. Lo que identifica a la persona se va construyendo mediante la relación con otros, buscando capacidades y compitiendo para reafirmar la estima por si mismo. Se adquiere autonomía, conciencia e individualidad, y el yo físico va adquiriendo privacidad y reserva del desnudo ante otros.

2.- EL ADOLESCENTE

En la adolescencia se continúa forjando la autonomía, la búsqueda de identidad y de criterios propios para asumir la masculinidad o la feminidad.
La madurez afectivo sexual y la realización plena, requiere de la familiarización con los impulsos y del conocimiento del comportamiento, para juzgar correctamente frente a decisiones y no ser presa de influencia externas.

El adolescente pasa del autoestima a la relación de compartir con otro y realizar un ideal del amor, donde es necesario ubicar roles culturales asignados (activo-pasivo) y actuar con discernimiento frente a ellos, buscar ser responsable cada uno de si mismo y lograr una plena comunicación con el otro; para no verse envuelto en el doble código sexual o en represiones que impidan una mutua gratificación y una aceptación de la sexualidad como sana y natural, propia del ser humano.

La apreciación de la sexualidad está enriquecida en la medida del vinculo emocional, en tanto es un reflejo de lo que cada uno siente por si mismo y por la pareja.

Es necesaria una comprensión del comportamiento sexual que es base en el conocimiento de la naturaleza humana, por esto quienes tienen un papel activo en la formación del niño (escuela, familia, medio ambiente) deben ser concientes de los propios manejos de moralismo y rebeldías, contar con un cabal de aceptación de si mismo en cuanto ser sexual responsable, conservando una actitud de aprendizaje y evaluación del propio comportamiento. Por ejemplo; la estimulación táctil es un elemento esencial y natural para el desarrollo de un bebé, pero a través de la educación los niños aprenden de los adultos la idea de que el cuerpo es indecente, creando bloqueos en partes del cuerpo.

El educador o padre debe preguntarse si lo que hace es consecuente con lo que dice y si le esta pidiendo al niño lo que no le ha dado, si transmite unos roles de sometimiento, machismo y mala comunicación o da a entender que hay unos derechos y deberes que pueden ser compartidos y negociables, no absolutos.


3.- EL ADULTO

El adulto debe partir del conocimiento y valoración de la realidad, para sustituir el sometimiento injustificado a la tradición y ser conciente del valor de la sexualidad en tanto realizador no alienante del hombre.

El amor es fundamental en el desarrollo de la personalidad, cuando las necesidades de amor y seguridad se ven satisfechas, se obtiene un desarrollo sereno, hay búsqueda de metas generales y logros de buena tolerancia a la frustración, pudiendo caminar hacia la plenitud personal. Cuando ocurre lo contrario, la persona estará buscando constantemente la satisfacción que no ha tenido.

Se encuentran diferentes maneras de enfrentar las relaciones afectivo-sexuales; pueden ser con una actitud conservadora, una visión hedonista o una visión relacional.

La posición conservadora se caracteriza por ser acusadora, intransigente y desconfiada frente a todo lo sexual. La hedonista es totalmente opuesta a la primera, pues considera que la sexualidad es fundamentalmente para el placer y no tiene limites. La postura relacional, media entre las anteriores y extiende la sexualidad a una instancia de intimidad, creatividad, comunicación y sensibilidad estética.

El vinculo o encuentro relacional con otra persona adquiere características correspondientes con la estructura que identifica a los miembros de la pareja; pueden encontrarse los siguientes tipos de personalidad sexual:

La identidad sexual NARCICISTA se caracteriza por tener un exceso de amor propio, donde la persona puede bastarse a si mismo y tiende al autoerotismo.


La personalidad sexual DEPENDIENTE es incapaz de autoafirmarse, necesita confiar y someterse a la decisión de otro. Cuando falla una relación su YO queda desestructurado.

El comportamiento HISTRIÓNICO O TEATRAL se caracteriza por ser permanente seductor y superficial en el encuentro afectivo, generalmente teme al coito.

La identidad sexual PARANOICA se basa en la creencia de que otro puede querer hacerle daño y prefiere mantenerse en una actitud defensiva.

Pueden encontrarse comportamientos como el aislamiento, el exhibicionismo, la exhuberancia, la homosexualidad y otros, que se ven muy relacionados con los primeros contactos parentales, es decir, por la falta o el exceso de protección, interés, agresión, castigo, seguridad, etc. pero que pueden modificarse un poco a través de posteriores experiencias en la vida.
Publicar un comentario

gana dinero viendo publicidad

registro